Se ha producido un error en este gadget.

martes, 25 de noviembre de 2008

Poesía Vernácula




(En la Foto a la derecha: Ricardo Díez Pellejero traduce los poemas leídos por Sarah Julia Forsey. Sobre estas líneas, Sarah recitando un texto mientras Octavio pincha por debajo algo de música.)



Para empezar, sin que por ello tenga que ser necesariamente lo más destacable, comentaremos la sección “Poesía Vernácula” que tuvo por protagonista a Sarah Forsey, Británica que nos deleitó con la lectura de textos selectos. Dos de estos textos pertenecen a un libro editado por la BBC y que recoge los poemas más votados por los seguidores de esta cadena y que conformaron el TOP 100 de las poesía más popular de Inglaterra, a juzgar por sus lectores.
De entre estos textos, el poema “No permanezcas ante mi tumba llorando” se salió de la escala de votación, siendo ése el motivo de su elección. De este mismo libro también se extrajo “Ocio” poema que elegimos por considerarse de “utilidad en la vida del día a día” y por no haberse traducido al castellano, tratando de esta manera de aportar un grano de arena a la divulgación de otras lecturas.

También se leyó un poema de William Blake, por se éste poeta de nuestro gusto y por contar con una lectora nativa capaz de leerlo e interpretarlo en los términos en los que fue escrito y que está fuera del alcance del nivel de inglés del común de los mortales a este lado del canal de la mancha.

Por último, disfrutamos de un poema que nos hizo sonreír a todos, EL CERDO, de Roald Dahl, que introdujo un toque satírico de humor inteligente.





William Henry Davis 1871 – 1940

LEISURE




What is this life if, full of care,
We have no time to stand and stare.
No time to stand beneath the boughs
And stare as long as sheep or cows.
No time to see, when woods we pass,
Where squirrels hide their nuts in grass.
No time to see, in broad daylight,
Streams full of stars, like skies at night.
No time to turn at Beauty's glance,
And watch her feet, how they can dance.
No time to wait till her mouth can
Enrich that smile her eyes began.
A poor life this if, full of care,
We have no time to stand and stare.


Qué es la vida si, llenos de cautela,
no tenemos tiempo de pararnos y contemplar.
Ni tiempo para permanecer bajo las ramas
y contemplar tan largamente como ovejas y vacas.
Ni tiempo para ver entre la hierva, cuando atravesamos bosques,
dónde las ardillas esconden sus nueces .
ni tiempo para ver, a la amplia luz del día,
arroyos llenos de estrellas, como cielos nocturnos.
Ni tiempo para volvernos a cruzar nuestra mirada con la Belleza
y ver sus pies y el modo en que bailan.
Ni tiempo para esperar a que su boca pueda
engrandecer la sonrisa que su ojos empezaran.
Pobre esta vida si, llenos de cautela,
no tenemos tiempo de pararnos y contemplar.


(Traducción de Ricardo Díez Pellejero)


William Blake
NIGHT
From
Songs of Innocence





The sun descending in the West,
The evening star does shine;
The birds are silent in their nest,
And I must seek for mine.
The moon, like a flower
In heaven's high bower,
With silent delight,
Sits and smiles on the night.

Farewell, green fields and happy groves,
Where flocks have took delight,
Where lambs have nibbled, silent moves
The feet of angels bright;
Unseen, they pour blessing,
And joy without ceasing,
On each bud and blossom,
And each sleeping bosom.

They look in every thoughtless nest
Where birds are covered warm;
They visit caves of every beast,
To keep them all from harm:
If they see any weeping
That should have been sleeping,
They pour sleep on their head,
And sit down by their bed.

When wolves and tigers howl for prey,
They pitying stand and weep;
Seeking to drive their thirst away,
And keep them from the sheep.
But, if they rush dreadful,
The angels, most heedful,
Receive each mild spirit,
New worlds to inherit.

And there the lion's ruddy eyes
Shall flow with tears of gold:
And pitying the tender cries,
And walking round the fold:
Saying: 'Wrath by His meekness,
And, by His health, sickness,
Is driven away
From our immortal day.

'And now beside thee, bleating lamb,
I can lie down and sleep,
Or think on Him who bore thy name,
Graze after thee, and weep.
For, washed in life's river,
My bright mane for ever
Shall shine like the gold,
As I guard o'er the fold.'


Poema La Noche de William Blake

Desciende el sol por el oeste,brilla el lucero vespertino;los pájaros están callados en sus nidos,y yo debo buscar el mío.La luna, como una floren el alto arco del cielo,con deleite silencioso,se instala y sonríe en la noche.
Adiós, campos verdes y arboledas dichosasdonde los rebaños hallaron su deleite.Donde los corderos pastaron, andan en silenciolos pies de los ángeles luminosos;sin ser vistos vierten bendicionesy júbilos incesantes,sobre cada pimpollo y cada capullo,y sobre cada corazón dormido.
Miran hasta en nidos impensadosdonde las aves se abrigan;visitan las cuevas de todas las fieras,para protegerlas de todo mal.Si ven que alguien lloraen vez de estar durmiendo,derraman sueño sobre su cabezay se sientan junto a su cama.
Cuando lobos y tigres aúllan por su presa,se detienen y lloran apenados;tratan de desviar su sed en otro sentido,y los alejan de las ovejas.Pero si embisten enfurecidos,los ángeles con gran cautelaamparan a cada espíritu mansopara que hereden mundos nuevos.
Y allí, el león de ojos enrojecidosverterá lágrimas doradas,y compadecido por los tiernos llantos,andará en torno de la manada,y dirá: “La ira, por su mansedumbre,y la enfermedad, por su salud,es expulsadade nuestro día inmortal.
Y ahora junto a ti, cordero que balas,puedo recostarme y dormir;o pensar en quien llevaba tu nombre,pastar después de ti y llorar.Pues lavada en el río de la vidami reluciente melenabrillará para siempre como el oro,mientras yo vigilo el redil.”



Do not stand at my grave and weep poema de autoría indeterminada y que durante mucho tiempo se atribuido a Mary Elizabeth Frye (1905-2004)

DO NOT STAND AT MY GRAVE AND WEEP

Do not stand at my grave and weep;
I am not there. I do not sleep.
I am a thousand winds that blow.
I am the diamond glints on snow.
I am the sunlight on ripened grain.
I am the gentle autumn rain.
When you awaken in the morning's hush
I am the swift uplifting rush
Of quiet birds in circled flight.
I am the soft stars that shine at night.
Do not stand at my grave and cry;
I am not there. I did not die.

NO PERMANEZCAS ANTE MI TUMBA LLORANDO

No permanezcas ante mi tumba llorando;
No estoy allí. No duermo.

Soy un millar de vientos que soplan.

Soy el diamante que destella sobre la nieve.

Soy la luz solar sobre el grano maduro.

Soy la lluvia gentil del otoño.

Cuando te despiertas en la calma de la mañana
Soy el apremio que remonta apresurado
El vuelo circular de las aves silenciosas.

Soy las estrellas suaves(indulgentes) que en la noche brillan.

No permanezcas ante mi tumba llorando;
No estoy allí.(Yo) No he muerto.

(Traducción de Ricardo Díez Pellejero)




Roald Dahl

THE PIG

In England once there lived a big
And wonderfully clever pig.
To everybody it was plain
That Piggy had a massive brain.
He worked out sums inside his head,
There was no book he hadn't read.
He knew what made an airplane fly,
He knew how engines worked and why.
He knew all this, but in the end
One question drove him round the bend:
He simply couldn't puzzle out
What LIFE was really all about.
What was the reason for his birth?
Why was he placed upon this earth?
His giant brain went round and round.
Alas, no answer could be found.
Till suddenly one wondrous night.
All in a flash he saw the light.
He jumped up like a ballet dancer
And yelled, "By gum, I've got the answer!
"They want my bacon slice by slice"
To sell at a tremendous price!"
They want my tender juicy chops"
To put in all the butcher's shops!
"They want my pork to make a roast
"And that's the part'll cost the most!
"They want my sausages in strings!
They even want my chitterlings!
The butcher's shop! The carving knife!
"That is the reason for my life!"
Such thoughts as these are not designed
To give a pig great piece of mind.
Next morning, in comes Farmer Bland,
A pail of pigswill in his hand,
And piggy with a mighty roar,
Bashes the farmer to the floor…
Now comes the rather grizzly bit
So let's not make too much of it,
Except that you must understand
That Piggy did eat Farmer Bland,
He ate him up from head to toe,
Chewing the pieces nice and slow.
It took an hour to reach the feet,
Because there was so much to eat,
And when he finished, Pig, of course,
Felt absolutely no remorse.
Slowly he scratched his brainy head
And with a little smile he said,
"I had a fairly powerful hunch
"That he might have me for his lunch.
"And so, because I feared the worst,
"I thought I'd better eat him first."

Roald Dahl

EL CERDO

Hubo una vez un cerdo en Inglaterraque fue el bicho más listo de la Tierra.Era un tipo genial, todo un portento, una cabeza llena de talento.Hacía largas sumas de memoria,leía gruesos libros sobre Historia.Sabía muchas cosas...y al final se planteaba la cuestión fatal.Por vueltas y más vueltas que le dabajamás la solución se le alcanzaba.- ¿Qué papel me ha tocado en esta vida?- era la gran pregunta tan temida -.¿Para qué estoy aquí? ¿Por qué nací?¿Qué reserva el destino para mí?Pensaba en estas cosas tan funestas,pero jamás hallaba las respuestas,hasta que una insomne madrugada,topó con la respuesta deseada.Pegó un brinco de rana saltarina,danzó cual consumada bailarina...- ¡Eureka! ¡Lo encontré! La gran cuestióntiene una contundente solución.Ya sé lo que me espera: mi destino¡es verme convertido en buen tocino!Es el granjero un hombre muy astuto,pero ya he descubierto que es un bruto.Ya sé por qué me da tan ricas dietas:¡es porque está pensando en mis chuletas!,porque quiere mi piel, mis solomillos,mi cabeza, mis pies, mis menudillos...porque piensa picar muy bien mis chichaspara hacer largas ristras de salchichas...Ya sé lo que me aguarda: el matadero,la cuchilla de un fiero carnicero,las ollas de una gorda cocinera,¡ésa es la cruel suerte que me espera!Así se lamentaba el buen gorrinopensando en su dramático destino.Y llegó la mañana y el granjeroapareció trayendo su caldero.- Cerdito, ven aquí, a desayunar,que tienes que crecer y que engordar.Y aquel cerdo tan sabio y tan valientese echó sobre el granjero de repente.Al suelo sin remilgos lo tiróy allí, con sus pezuñas, lo aplastó.Después olió y hozó, mordió, quebró,chupó, lamió, sorbió, saboreó...No cuento mas detalles...Del granjerotan soló quedó el ala del sombrero.El cerdo se comió hasta la camisamascando con fruición, sin darse prisa.Y cuando terminó, muy satisfecho,se dijo: ¡Esto me hará muy buen provecho!Ha sido un desayuno muy completo,me siento muy a gusto, estoy repleto.Yo iba a ser hoy la merienda del granjeropero me lo he comido yo a él primero.

3 comentarios:

Manuel Martínez Forega dijo...

Muy bien, Ricardo.
Irá llenándose de contenidos.

Anónimo dijo...

Yo también
te iré mandando cosicas
abrazos ricardo
o.

Ines dijo...

This is cool!

 
contador de visitas
Contadores